la necesidad eternamente insatisfecha

blog

La necesidad eternamente insatisfecha

14 Septiembre 2016

Según algunos, generar necesidades es una manera conveniente de iniciar un negocio u oportunidad de progresar en el entorno del consumismo. Como consecuencia, existen muchas ideas que hoy en día han despertado en cada uno nuevas formas de necesidades, desarrollándose una idea de satisfacción para cada una de ellas, a tal punto que existen tantas necesidades como negocios y que probablemente, eso que llamamos “personalidad”, sea directamente un reflejo de la forma de consumo de cada persona.

Pero como todo en la vida sigue un curso de evolución, las mismas necesidades también evolucionan, no son eternas, sino todo lo contrario, son cambiantes en cada instante. Lo que hace del placer de la satisfacción un acto de sonreír, es sólo un respiro profundo de relajación momentánea, ya que tampoco es eterna, porque no importa lo que he satisfecho hoy, sabemos que mañana, la misma necesidad estará presente, tal vez con otra cara o no. Es por eso que los negocios y las empresas que buscan satisfacer una necesidad han muerto como concepto. Lo que existe ahora son las marcas, aquellas que te acompañan en el camino de esta espiral evolutiva del consumismo, aquello que definitivamente forma gran parte de tu personalidad. Y es que estamos en la era líquida, o más bien nos dimos cuenta que todo es líquido, en el sentido de inestabilidad. Todo cambia inevitablemente sin pausa, por ello, pretender la adaptación parece ahora un concepto del pasado, pues ahora descubrimos que ya no hay tiempo de hacerlo, cuando pretendemos estar adaptados a algo nos damos cuenta que ya cambió.

Las marcas, a diferencia de los negocios, están vivas porque no se adaptan a algo, comparten la vida en el mismo momento que se da, por eso tienen que crecer y aprender al mismo tiempo que su entorno. La idea ya no es crear la ilusión de necesidad y simular su satisfacción, parece contradictorio pero el consumismo actual que puede parecer creadora de múltiples necesidades, revela una única necesidad: la experiencia de vivir algo. Pongamos un ejemplo, el ingresar a una cárcel de máxima seguridad por un crimen es posible, el medio es la enredadera de la oportunidad y la posibilidad, esa enredadera sigue siendo el alimento del consumismo. Existen muchas marcas que aún se alimentan de esto. Otras, por el contrario, alteran su dieta con pasión y voluntad, como las “ONGs”, que dan la oportunidad de experiencia en base a la voluntad de cada persona. En un entorno altamente líquido, podemos esperar cualquier eventualidad y creemos que las marcas se están preparando para persistir en el tiempo, más allá del consumismo, como la subjetividad mayor que pueda representar al individuo y luego guiarlos, pero pensemos: ¿hacia dónde?

La respuesta está en tu personalidad, pues ya has moldeado tu camino hacia algunas de ellas, y por ahora no tiene mucho que ver con tu forma de pensar, pues tal vez no te gusta donde estás, pero sí tiene que ver con tu forma de actuar, con tu forma de consumo, sin importar si es consciente o inconscientemente.

La necesidad existe en el instante y volverá, así como las satisfacciones y esa es la espiral que dice mucho de ti. Espiral que puedes cambiar si lo decides, pues el consumismo aún depende en gran medida de nuestras decisiones de consumo.

Richard Saavedra, Director de Dobano (Argentina)

Siguenos

Facebook
Google Plus
Seguir
Instagram
Seguir

¿DESEA RECIBIR NOVEDADES?

Suscribete para recibir noticias de nuestro blog y los últimos proyectos de nuestro portafolio